lunes, 12 de julio de 2010

LAS PASARELAS DEL VERO

Dicen que la Sierra de Guara es el paraíso de los barranquistas y Alquezar es el corazón de este paraíso.
Pero no todos los visitantes de Guara nos atrevemos a descender un barranco. Nadar, descolgarse por una cuerda a algunos nos produce pánico.
Si queréis conocer la parte final de uno de los cañones más bonitos de la Sierra de Guara os recomiendo esta sencilla y apasionante ruta que partiendo de la Plaza de Alquezar nos lleva por unas espectaculares pasarelas hasta la antigua estación eléctrica.
Las primeras pasarelas de madera bajan encajonadas a los pies de los muros de la Colegiata y el Castillo.
Descendemos el Barranco de La Fuente contemplando las vistas de la villa medieval y las espectaculares paredes con sus numerosas covachas. La vegetación que nos rodea en este primer tamo del barranco es fresca y húmeda.
Cuando alcanzamos el lecho del río Vero nos encontramos rodeados de impresionantes paredones.
Este es el paisaje más característico de Guara; un entorno de agua, roca y abismos. Refugio de flora y fauna únicas y que desde el paleolítico el hombre ha recorrido y ocupado.
Desde aquí cuesta muy poco acercamos hasta la cueva de Picamartillo justo enfrente.
A partir de ahora vamos a descender por el cauce del Vero, pero no por el agua sino por unas impresionantes pasarelas metálicas colgadas en las paredes que rodena el cauce, hasta llegar a la antigua presa y a la central eléctrica.
Hay que aprovechar las aguas de las azuladas badinas para un refrescante baño.
A partir de ahora dejaremos el río y volveremos a ascender hasta el pueblo entre campos de olivos y almendros.Creo que no hace falta deciros que no os podéis perder un recorrido por ese precioso conjunto monumental, uno de los pueblos más bonitos de Aragón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada